Categories
Bebidas yucatecas Valladolid Yucatán

Los cocos fríos de Don Renato, un rinconcito de magia en Valladolid.

¿Se te antoja un rico coco frío? En la carretera a Dzitnup a escasos 5 o 7 minutos del centro de la ciudad de Valladolid y a medio kilometro antes de llegar a los cenotes Samulá y Xkeken encontrarás un pequeño local cargado de tradición y de cariño. (Esta locación la puedes encontrar en el mapa de tu teléfono como “Cocos Fríos”)

La tradición de la venta de cocos se ha extendido a lo largo de costas y zonas cálidas en el país, regularmente se consume primero el agua del fruto que se enfría desde antes para poderse consumir. Posteriormente y si el fruto lo permite se le retira la pulpa y se come.

Estos carteles son los que te avisarán que has llegado.

Renato Poot Moo, dueño de este pequeño negocio desde hace 3 años se ha dedicado a vender cocos fríos traídos desde Valladolid. Los cocos los abre el mismo con su machete y mucho cuidado a manera de hacer un hoyo en uno de los extremos, este orificio debe ser pequeño para que el agua que contiene el coco no se derrame. Posteriormente coloca un popote o pajilla que es totalmente ecológico ya que el mismo los va a buscar a el árbol de bambú. Después de que hayas acabado con la fresca agua de coco y si tienes mucha suerte Don Renato abrirá tu coco de nuevo con el machete cortándolo por la mitad para observar si tiene pulpa, si es así él mismo la prepara con un poco de limón y picante al gusto. Es una combinación perfecta para el calor y el bochorno que se llega a sentir por las tardes en estos lugares.

El lugar del señor Renato es un terreno que el mismo a limpiado, organizado y ordenado con sus propias manos y conocimientos.

En la primera parte del terreo se encuentra un pequeño estacionamiento para que dejes tu auto y te bajes con calma a degustar su producto, en esta zona podrás observar piedras en forma de animal que el dueño ha encontrado y decorado por el mismo; lo único que hace el señor Poot es pintar y colocar las piezas.

Del lado derecho encontrarás el local hecho a partir de una pequeña choza donde guarda, corta y prepara los ricos cocos, además encontrarás que pone a la venta un poco de artesanía de la cultura maya.

En la parte trasera de esta choza podrás observar caminos de tierra delimitados por rocas, bellas plantas y por cascaras de coco que el mismo seca y crea, esos caminos llevan a una pequeña zona donde puedes sentarte a degustar tu bebida.

Y al fondo de este terreno podrás ver una tradicional casa de huano. ¿Quieres saber lo que es una casa de huano? Puedes visitar nuestro blog, ahí encontrarás más información sobre este tipo de casas.

Esta casa de huano la realizó el mismo y tardó aproximadamente 1 mes en terminarla.

El esfuerzo que realiza Renato cada día por mantener su negocio a flote es de admirarse y es realmente recomendable en todos lo sentidos, te recibirá con los brazos abiertos y podrás conocer mucho sobre esta cultura con tan solo un poco de charla con el.