Skip to content
Home » Español » Pastel de queso de bola

Pastel de queso de bola

Pastel queso bola, Pastel de queso de bola, Casas en Valladolid

Hablando de gastronomía Yucateca, el queso de bola ha dejado su huella en platillos y antojitos yucatecos muy populares. Como por ejemplo el queso relleno, las empanadas de chaya con queso de bola, las marquesitas y el pastel de queso de bola. El primero salado y los demás dulces. Lo cierto es que todos están hechos del queso Edam o queso holandés. En esta entrada te contaremos sobre el origen del pastel de queso de bola, su preparación y dónde lo puedes encontrar. 

 El origen del queso de bola

Pastel queso bola, Pastel de queso de bola, Casas en Valladolid

Antes que nada, hay que ubicar que el queso de bola, como le llamamos en Yucatán es de origen el queso holandés o Edam. Una versión cuenta que en las rutas marítimas pasaban barcos provenientes de Holanda. Al parecer, alguno de estos encalló con un cargamento de quesos. Al inicio comenzaron a rasparlo y rellenarlo de camarones. Además solían hornearlo o cocerlo a baño maría. Por cierto, en Yucatán este queso holandés es mejor conocido como el queso de bola.

¿Cuándo o cómo surgió el pastel de queso de bola? Pues ciertamente no una historia como tal registrada, que dé cuenta de su origen. De hecho lo podemos encontrar además de Yucatán en Campeche, Quintana Roo y Tabasco.

El pastel de queso bola es de tradición popular, sin embargo, se ha comercializado y popularizado por cadenas reposteras, como la conocida Pastelería Tere Cazola.

Ente dulce y salado…

Como sea, el pastel de queso de bola tiene sabor a sureste. Ese peculiar sabor entre dulce y salado. Pues el queso de bola tiene la peculiaridad de acentuar los sabores. Se siente en el paladar y al mismo tiempo se impone. Combina muy bien en la repostería, por eso es que también lo encontramos en otros antojitos dulces. 

El pastel de queso de bola se prepara con crema de queso de bola y se decora con merengue y ralladura del mismo queso. Un poco como las marquesitas que llevan también este queso en ralladura.

La receta del pastel de queso de bola

Hay varias recetas en internet, algunas son muchas más sofisticadas y complejas; sin embargo, te recomendamos que en lo que vas practicando, te concentres en preparar el pan y el relleno.

Ingredientes

  • 200 g de harina de trigo
  • 200 g de azúcar
  • 1 cucharada de levadura
  • 6 claras de huevo
  • 6 yemas de huevo
  • 500 ml de leche evaporada
  • 500 ml de leche condensada
  • 500 ml de media crema

Preparación

Del pan:

  • Bate las claras a punto de turrón, luego añade las yemas, la harina y una cucharada de levadura. Después el azúcar y bate nuevamente.
  • Precalienta tu horno a 180 ºC por 15 minutos.
  • Vierte la mezcla en un recipiente previamente engrasado, llénalo hasta ¾ partes y hornea durante 40 minutos.
  • Sácalo del horno y cuando se haya enfriado, vierte encima la leche evaporada, la leche condensada y la media crema. Luego déjalo reposar en el refrigerador.

Del relleno:

  • Hierve medio litro de leche, añade canela y caliente unos minutos.
  • Añade azúcar y revuelve. Luego añade las yemas de huevo y el queso de bola rallado, revolviendo hasta derretirlo.
  • Hierve la crema y añade la harina de maíz. 
  • Para rellenar el pastel, córtalo a la mitad y unta la crema en ambas mitades.
  • El merengue puedes comprarlo y decorarlo como lo prefieras. Además te sugerimos agregar ralladura de limón y más queso de bola rallado como topping.
  • Aparte, elabora la crema pastelera. Coloca el medio litro de leche en la estufa, añade la canela y calienta por tres minutos. Agrega azúcar y revuelve constantemente. Después las yemas de huevo y el queso de bola rallado. Mueve constantemente hasta derretir el queso. 
  • Espera hasta que hierva tu crema y añade la harina de maíz.
  • ¡Listo! puedes disfrutarlo.

Si no has probado el pastel de queso de bola, te invitamos a hacerlo. Ciertamente tiene gustos polarizados, hay quienes amamos está combinación de queso y dulce y hay quienes no… Lo mejor es que tú mismo tengas tu propia experiencia. Así que la siguiente vez que vengas a la península de Yucatán o a Valladolid, ¡no te quedes sin probar esta delicia!